Tres claves para cuidar tu motivación

Motivación: “Cosa que anima a una persona a actuar o realizar algo”.

Si no tenemos la motivación suficiente, no saldríamos por la puerta, por eso tenemos que cuidar nuestra motivación como si se tratara de una lesión. Nosotros somos los artífices de perderla o ganarla. 

Hay motivaciones como personas en el mundo, pero desde mi experiencia, mis años de estudio y trabajo con corredores puedo resumirlo en estas tres claves, aunque es un tema para hablar durante mucho tiempo.

Variedad: 

Si participas en competencias todos los fines de semana, en pocos meses dejará de ser algo novedoso y no volverás a sentir esas hormiguillas en el estomago al ponerte el dorsal. Será un día más.

También es importante la variedad en entrenamiento. Tener un plan estructurado y variado es fundamental para desarrollarte constantemente y no aburrirte. 

Por eso mi recomendación es que elijas cuidadosamente la carrera en la que participarás, y que no sean muchas, y consigas un buen entrenador titulado y con la experiencia en el tipo de carrera que quieres preparar. Él te ayudará en todo esto.

Nuevos retos

Sueña tus retos. Encuentra ese objetivo que haga que te calces las zapatillas cada día para salir a entrenar. 

Y el reto que hará eso será ese en el que tengas un porcentaje de poder fallar. Si vas a una carrera que sabes que la terminarás, entonces pierdes esa oportunidad de probarte.

Consistencia.

Se estable, coherente en lo que hagas y dures en el tiempo. 

Un corredor se hace con el paso de los años, y si consigues ser constante, progresaras año a año, y de esta manera mantendrás tu motivación por los cielos porque cada vez serás más rápido o mas resistente. 

Y esto, amigos míos, es la magia del cuerpo humano. Mente y cuerpo.

Soñarlo hará que te levantes de la silla, la motivación te dará energía para salir a entrenar con lluvia, calor u ocho horas de trabajo encima, y la consistencia hará que consigas tus metas.

Deja un comentario

Abrir chat